Crema Slow Age de Vichy

Hola hola! Qué tal? Cómo lleváis la entrada del verano? Por aquí ya se empiezan a notar esos graditos de más! Aunque el norte es muy agradecido y siempre nos deja esa brisita que tanto nos gusta y que mejor nos lo hace pasar.

Hoy os vengo a hablar de la crema Slow Age de Vichy. Apareció en mi vida buscando una crema que empiece a prevenir la aparición de esas primeras arruguillas. Recuerdo que mi madre siempre me dijo que a los 26 había que empezar a usar antirrugas para que no aparecieran antes de tiempo… Y nada, aquí estoy yo, a los 32 años, haciendo caso de su consejo, pero con cierta rebeldía. Cierto es que aún no me noto arrugas, pero sí que noto que no es la misma piel que hace 10 años, por lo que hay que ir adaptándose.

Slow Age está pensada para pieles sensibles a las que les aparecen las primeras arrugas. Además de prevenir la aparición de más, también hidrata en profundidad y restaura la densidad de la piel. Es indicada para usar por el día, ya que tiene SPF 25, hecho que me animó a cogerme esta y no otra. El envejecimiento de la piel y el sol siempre van de la mano, por lo que usar una crema con factor de protección era lo más coherente. Esta crema es para la exposición del día a día, para ir a la playa, montaña u ocio al sol, siempre me aplico 50.

Tiene una textura muy fluida y se aplica muy rápido. Pasó el test de sudoración (odio sudar las cremas!), por lo que, al menos en mi piel, sí penetra y no la escupe. Olor, como siempre con Vichy, muy rico.

Destacar de su packaging que, además de bonito, es pesado. No es la mejor crema para llevar de viaje: primero, porque debe pesar al menos 300-400 gramos (el recipiente es de 50 mL), por lo que cada peso extra, cuenta; y segundo, porque el material es cristal/vidrio/metacrilato, y da la sensación de que si cae, se rompe. De todas formas, siempre podemos echar una modesta cantidad en un bote y así ahorrar espacio, peso y disgustos.

En otro packaging tenemos a su hermana, la crema Slow Age Nuit, para la noche, que seguramente será mi próxima compra, para complementar la del día. Esta, en concreto, viene en el formato de tarro, para abrir, coger y cerrar.

Aconsejo mucho esta crema como hidratación diaria, tanto para invierno como para verano, porque hidrata, no se suda y, por ahora, no me han aparecido arrugas, pero claro, eso nunca sabremos si es la crema o que mi piel ha preferido esperar. Aún así, digna de probar.

Nos vemos en la próxima y, recuerda, sentidiño!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *